Progresó hacia la depuración de su arte, de manera que el progreso de su oficio incrementaba el poder de su mirada. Él mismo señala: “depositamos en las obras lo que somos. Por eso la posteridad no se equivoca al juzgar, pues juzga no las apariencias del autor, sino su ser cuyas perfecciones y defectos deposita en sus manifestaciones artísticas o de otro orden”.

Carlos Sentí, Valencia, 1992 (Critico de Arte)

Mostrando entradas con la etiqueta Hervás desde el puente de hierro. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Hervás desde el puente de hierro. Mostrar todas las entradas

Hervás, desde el Puente de Hierro


Alejandro Cabeza, Hervás, desde el Puente de Hierro, Museo Pérez Comendador de Hervás, César Velasco Morillo
"Hervás, desde el Puente de Hierro por Alejandro Cabeza"

EN NUESTRA CASA

Miro a lo alto, a donde mi voluntad aspira. El azul del cielo se confunde con el azul de las montañas: la tierra, hospitalaria y maternal, no desea defraudar a los exploradores llegados de lejanos mares. La meta se diría inalcanzable, pero el deseo aguijonea. Y el deseo, a menudo, es más denso que la lógica. Ésta no logra horadarlo; se vuelve inquebrantable, invencible. Es tan pesado que con él lastro mi red. Y la lanzo a tus pies, esperando que tú decidas enredarte en ella. Como yo elijo enredarme en las algas que te coronan la cabeza. Y espero emocionado, esperanzado, con el corazón saltarín, palpitante de ilusión. Porque soy aún, a pesar de todo, un ilusionista. Pero espero también colmo de zozobra. Porque el deseo es, además, impenetrable, y su opacidad no nos permite ver el mañana. Sin embargo confío: tú y yo hemos decidido apostar por ese mañana incierto, y para mí esas dos fes unidas certifican el milagro.
Miro a lo alto, a donde mi voluntan aspira. Desde aquí abajo, llegar a ella parece casi imposible. No obstante yo sé, la experiencia me lo dice, que en pocas horas habré tocado el cielo. Hace apenas un suspiro la meta parecía inalcanzable. Pero aquí estoy: hoy, ahora. Porque el deseo no conoce de límites razonables. Y es el ahora lo único que cuenta.
Una vez tuve un sueño en el que ascendía de otra mano. El sueño, como todos los sueños, se desvaneció con el día. Pero a la luz del sol, ante las ventanas que tú has abierto, entre los míos, aún quedan tus dedos.

(Salomé Guadalupe Ingelmo, Madrid, 3 de junio de 2011)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...